hotel rural en el mar

BIENVENIDOS

En una deliciosa finca, lo que antaño fue una antigua venta, ha cobrado nueva vida, convirtiéndose en un alojamiento rural tranquilo y sosegado con la solera que le aporta sus más de 100 años en pie, donde se puede disfrutar plenamente de la montaña, el mar y el sol mediterráneo.

Al interior se accede a través de un hermoso patio con una interesante colección de tinajas antiguas de barro como elemento decorativo. Cruzando el portón de madera, llegamos al interior de la posada, de techos altos, vigas de madera y gruesos muros blancos.